Historia

 

La imagen más elocuente de esta organización del paisaje es la lista de ermitas que salpican el término municipal. A finales del siglo XVIII se citan quince: Andra Mari de Andikona, San Miguel de Okango, San Antonio de Olakueta, San Lorenzo de Mendibil, San Juan Bautista de Murgoitio, San Pedro de Isunza, La Ascensión de Urdaiaga, San Cristóbal de Gorliz, San Juan Bautista de Zengotita, San Martín de Gerediaga, San Pedro de Berriz, San Jorge de Amezua, San Martín de Lasuen y San Fausto de Eitua.

Ninguna de ellas presenta elementos constructivos anteriores al año 1500 pero hay que tener en cuenta que este tipo de edificios solían instalarse sobre lugares de culto precristiano al que se superponían. De hecho en las de Murgoitio y Berriz se documentan estelas con representaciones de símbolos astrales y la que apareció en Andikona con las mismas características data del siglo XI. Con el tiempo estos núcleos dispersos tienden a hacerse más compactos. En el siglo XII se levanta la iglesia parroquial y las demarcaciones menores de los contornos quedarán supeditadas a la autoridad de este centro neurálgico de modo que en el siglo XV ya solo hay seis cofradías o barrios formando parte de la anteiglesia: Sarria, Andikoa, Mendibil, Okango, Eitua y Murgoitio. La unificación institucional se realiza bajo la supervisión del clan más poderoso de la zona, el de los Berriz. Mediado el siglo XI se documenta ya un hipotético Aznar Sánchez de Berriz al servicio de los condes de Durango que gobiernan la merindad a la sombra del poder de la monarquía navarra. Al igual que los valles guipuzcoanos y la Llanada Alavesa será integrada en las postrimerías del siglo XII a la corona castellana y el linaje de los Berriz entra en esta nueva órbita a través de los Haro, señores de Bizkaia. Como es natural la anteiglesia participa del arrollador empuje económico y demográfico que arranca del año 1000 y no cede hasta el siglo XIII. Pero llegado el XIV las rentas campesinas se retraen drásticamente y los linajes feudales ven minadas sus bases económicas.